ico-casa

Una CASA que expresa
su historia a través de la
tuya, no es una casa, es
un espacio con alma.

 

ico-local

Un LOCAL que
cuenta su historia
única, no suele ser un
negocio más de la
zona, suele ser el que
tiene más éxito del
barrio.

Te habrás dado cuenta de que para ser una página de una interiorista no hay muchas imágenes de mi portafolio. Bueno, no he puesto ninguna.

 

Soy consciente.

No trato de llamar tu atención con el trabajo que he hecho para otros porque el que haga para ti será completamente diferente.

 

Si quieres saber dónde radica esa diferencia, quédate a leerme unos 3 minutos más.

 

 

 

Verás,

cuando la gente me pregunta a qué me dedico, suelo decir:

“Realizo proyectos interiores”

 

Es la mejor manera que he encontrado para definir lo que hago, pues para mí, dedicarme a proyectos de viviendas y locales significa, sobre todo, abrir una puerta al interior de las personas. 

 

Y esa es la puerta a la que primero llamo para poder ir más allá de realizar una reforma.

 

Si tocas a la puerta de algún hogar por el cual he pasado un tiempo, te dirán que nunca se habían sentido tan en su casa como ahora y que hasta descansan mejor. 

 

Dicho esto, mi propuesta es esta:

 

 

 

Aportar a tu hogar lo necesario para que hable de ti, para que muestre tu interior. Porque mi mayor deseo es que tu hogar seas tú y tú, tu hogar. 

 

 

Bueno,

No sé si ahora mismo tienes en mente una obra o sólo estás por aquí porque una web de una interiorista sin imágenes de portafolio te ha picado la curiosidad, pero tanto si es por una cosa o la otra, puedes seguir leyendo…

Meterse en obras suele ser sinónimo de meterse en un lío durante un tiempo que, en muchas ocasiones, no se sabe cuántos días supondrá.

 

Con el paso de los años, he podido elaborar un sistema de seis fases que no solo ayuda a minimizar y concretar los tiempos, sino también a disfrutar del proceso.

 

Las fases que sigo para que esto sea posible son las siguientes:


 

FASE 1

visita del espacio y entrevista personal. Aquí, descubriremos si es compatible lo que tú imaginas con lo que yo te puedo ofrecer.

También verás si lo que yo hago encaja contigo, claro.

 

FASE 2

fase de diseño conjunto.
Una vez a la semana, durante un mes, nos reuniremos para ir desmigando cuál es tu historia, para proyectarla después en la casa. 

Los clientes suelen decir que esta fase es la mejor y la que más disfrutan.

 

FASE 3

entrega del proyecto completo.
Es el momento en el que recibirás los planos del proyecto, me gusta que sean cuidados, y vídeos recreando el lugar.

Esta es la fase a la que dedico más atención y cuidado. 

FASE 4

propuesta de presupuestos.

Lo digo en plural porque, aunque podría montar con mi propia cuadrilla y hacer la obra yo, prefiero presentarte presupuestos con dos o tres constructoras de confianza.



Así, tienes dónde elegir, evitamos conflictos de intereses y nos aseguramos de que el presupuesto que cerremos sea el mejor para ti y no para mí.

 

FASE 5

comienza la obra…

 

Es la fase que genera más miedos, por lo que decía antes, pero no temas, llevo años en esto y estaré encima, controlando y dando las instrucciones necesarias sin que tú tengas que preocuparte por nada.

 

Tú solo pásate de vez en cuando por la obra y disfruta de los avances.

 

 

FASE 6

entrega del espacio.

Esta fase va acompañada de una evaluación del proyecto y de la propuesta de posibles extras que te cuento cuando me aceptas como tu interiorista.

Estos extras, los clientes siempre me los agradecen (spoiler: esto no lo hace nadie) 

 

 

 

Pues ya estaría, con estas 6 fases “reformo” un proceso que suele ser tortuoso en algo llevadero y placentero.

 

 

Dos detalles sobre cómo trabajo:

No sigo tendencias, en función de lo que sientes y quieres, imaginaremos algo personal y único.

Por este motivo, muchas de las cosas que hagamos serán a medida y confeccionadas por artesanos con años de experiencia. Y no por ello, encarecerá el proyecto.

 

Y la otra cosa importante, evito a toda costa trabajar en cadena.

 

Es decir, podría facturar más haciendo lo mismo para todo el mundo, pero es tan aburrido repetirse… Además, cada proyecto es diferente porque no hay dos personas iguales.

Esto puede requerir más tiempo y trabajo, pero es que las prisas nunca son buenas y “lo bueno, bonito y barato” ya sabemos que nunca es cierto.

 

 
 

 

¿Han pasado ya tres minutos?

 

¿Sigues ahí?

 

Si es así y te interesa que probemos la primera fase, puedes reservar aquí una llamada previa para conversar y, si puedo ayudarte y tu imaginación y la mía parecen compatibles, quedar en persona.

 

 

Reserva aquí tu llamada de 15 minutos conmigo .

 

AGENDAR LLAMADA

 

 

Te habrás dado cuenta de que para ser una página de una interiorista no hay muchas imágenes de mi portafolio. Bueno, no he puesto ninguna.

 

Soy consciente.

No trato de llamar tu atención con el trabajo que he hecho para otros porque el que haga para ti será completamente diferente.

 

Si quieres saber dónde radica esa diferencia, quédate a leerme unos 3 minutos más.

Verás,

cuando la gente me pregunta a qué me dedico, suelo decir:

“Realizo proyectos interiores”

 

Es la mejor manera que he encontrado para definir lo que hago, pues para mí, dedicarme a proyectos de locales significa, sobre todo, abrir una puerta al interior de las personas. 

 

Y esa es la puerta a la que primero llamo para poder ir más allá de realizar una reforma.

 

Si tocas a la puerta de las personas que confiaron en mí su negocio, te dirán que juntos encontramos un concepto único, conectado con su historia y beneficioso para sus ventas.

 

Créeme, es posible duplicar las ventas por crear un concepto único de negocio que conecte con tu historia.


Dicho esto, mi propuesta es sencilla.

 

Cambiar el aspecto de tu local para conectarlo emocionalmente contigo y con la pasión por lo que haces. Pues pienso que es la mejor manera de seducir a tus futuros clientes.

 

 

Bueno,

No sé si ahora mismo tienes en mente una obra o sólo estás por aquí porque una web de una interiorista sin imágenes de portafolio te ha picado la curiosidad, pero tanto si es por una cosa o la otra, puedes seguir leyendo…

Meterse en obras suele ser sinónimo de meterse en un lío durante un tiempo que, en muchas ocasiones, no se sabe cuántos días supondrá.

 

Con el paso de los años, he podido elaborar un sistema de seis fases que no solo ayuda a minimizar y concretar los tiempos, sino también a disfrutar del proceso.

 

Las fases que sigo para que esto sea posible son las siguientes:


 

FASE 1

visita del espacio y entrevista personal. Aquí, descubriremos si es compatible lo que tú imaginas con lo que yo te puedo ofrecer.

También verás si lo que yo hago encaja contigo, claro.

 

FASE 2

fase de diseño conjunto.
Una vez a la semana, durante un mes, nos reuniremos para ir desmigando cuál es tu historia, para proyectarla después en en local de tu negocio. 

Los clientes suelen decir que esta fase es la mejor y la que más disfrutan.

 

FASE 3

entrega del proyecto completo.
Es el momento en el que recibirás los planos del proyecto, me gusta que sean cuidados, y vídeos recreando el lugar.

Esta es la fase a la que dedico más atención y cuidado. 

FASE 4

propuesta de presupuestos.

Lo digo en plural porque, aunque podría montar con mi propia cuadrilla y hacer la obra yo, prefiero presentarte presupuestos con dos o tres constructoras de confianza.



Así, tienes dónde elegir, evitamos conflictos de intereses y nos aseguramos de que el presupuesto que cerremos sea el mejor para ti y no para mí.


 

FASE 5

comienza la obra…

 

Es la fase que genera más miedos, por lo que decía antes, pero no temas, llevo años en esto y estaré encima, controlando y dando las instrucciones necesarias sin que tú tengas que preocuparte por nada.

 

Tú solo pásate de vez en cuando por la obra y disfruta de los avances.

 

 

FASE 6

entrega del espacio.

Esta fase va acompañada de una evaluación del proyecto y de la propuesta de posibles extras que te cuento cuando me aceptas como tu interiorista.

Estos extras, los clientes siempre me los agradecen (spoiler: esto no lo hace nadie) 

 

 

 

Pues ya estaría, con estas 6 fases “reformo” un proceso que suele ser tortuoso en algo llevadero y placentero.

 

 

Dos detalles sobre cómo trabajo:

No sigo tendencias,

en función de lo que sientes y quieres, imaginaremos algo personal y único.

Por este motivo, muchas de las cosas que hagamos serán a medida y confeccionadas por artesanos con años de experiencia. Y no por ello, encarecerá el proyecto.

 

Y la otra cosa importante, evito a toda costa trabajar en cadena.

 

Es decir, podría facturar más haciendo lo mismo para todo el mundo, pero es tan aburrido repetirse… Además, cada proyecto es diferente porque no hay dos personas iguales.

Esto puede requerir más tiempo y trabajo, pero es que las prisas nunca son buenas y “lo bueno, bonito y barato” ya sabemos que nunca es cierto.

 

 

 

 

¿Han pasado ya tres minutos?

 

¿Sigues ahí?

 

Si es así y te interesa que probemos la primera fase, puedes reservar aquí una llamada previa para conversar y, si puedo ayudarte y tu imaginación y la mía parecen compatibles, quedar en persona.

 

 

Reserva aquí tu llamada de 15 minutos conmigo y te cuento si puedo ayudarte o no y si tu proyecto encaja (soy un poco pesada, pero no trabajo en cualquier proyecto).

 

AGENDAR LLAMADA

 

 

 

 

Por si todavía dudas de si deberías hablar conmigo…

 

Si finalmente terminamos trabajando, siempre tendrás mi garantía TRIPLE.

 

1. GESTIÓN EFICIENTE

He tenido clientes que tenían un presupuesto mayor a lo que se han terminado gastando. Con esto quiero decir que si puedo conseguir lo que quieres con menos dinero, no voy a inflar el presupuesto o no me voy a pegar con la constructora para conseguir el mejor trato.

Cuando digo “gestión eficiente” me refiero a todo, incluido tu dinero.

 

 

2. SOSTENIBILIDAD

Si podemos utilizar materiales que te perjudiquen lo menos posible a ti, tu familia y al mundo... lo haremos.

 

 

3. ACOMPAÑAMIENTO

Tengo clientes que me han dicho que cuanto era la factura de acompañamiento, terapia y coaching.

;-) Creo que con esto se entiende este punto.

 

 

 

 

 

¿Te cuadra?

Pues podemos hablar aquí…

 

AGENDAR LLAMADA